Las infecciones del tracto urinario son causadas por microbios, tales como bacterias que superan las defensas del cuerpo en el tracto urinario. Pueden afectar los riñones, la vejiga y etc.

El tracto urinario se puede dividir en el tracto urinario superior y el tracto urinario inferior. El tracto urinario superior consta de los riñones y los uréteres, y el tracto urinario inferior consta de la vejiga y la uretra.

Las mujeres tienen un riesgo de por vida de más del 50 por ciento de desarrollar una infección del tracto urinario (ITU).

Los síntomas comunes incluyen una necesidad fuerte y frecuente de orinar y una sensación de ardor y dolor al orinar.

Una ITU se diagnostica generalmente según los síntomas y las pruebas de una muestra de orina.

Las infecciones urinarias se pueden curar con 2 a 3 días de tratamiento.

Más del 50 por ciento de todas las mujeres experimentarán al menos una infección urinaria durante su vida, con un 20 a 30 por ciento experimentando infecciones urinarias recurrentes.

Las mujeres embarazadas no son más propensas a desarrollar una ITU que otras mujeres, pero si ocurre una, es más probable que viaje hasta los riñones. Esto se debe a los cambios en el cuerpo durante el embarazo que afectan el tracto urinario.

Como una ITU en el embarazo puede resultar peligrosa para la salud materna e infantil, la mayoría de las mujeres embarazadas se hacen pruebas para detectar la presencia de bacterias en la orina, incluso si no hay síntomas, y se las trata con antibióticos para prevenir la propagación.

Personas de cualquier edad y sexo pueden desarrollar una ITU. Sin embargo, algunas personas están en mayor riesgo que otras. Los siguientes factores pueden aumentar la probabilidad de desarrollar una ITU:

Relaciones sexuales, especialmente si son más frecuentes, intensas y con parejas múltiples o nuevas.

Diabetes

Mala higiene personal

Problemas al vaciar la vejiga por completo

Tener un catéter urinario

Incontinencia intestinal

Flujo bloqueado de orina

Cálculos renales

Complicaciones

La mayoría de las IU no son serias, pero algunas pueden llevar a problemas graves.

Las infecciones renales recurrentes o de larga duración pueden causar daños permanentes, y algunas infecciones renales repentinas pueden ser potencialmente mortales, especialmente si las bacterias ingresan al torrente sanguíneo en una condición conocida como septicemia.

Llama a los expertos como son: Clínicas de Urología de Alta Especialidad “Clínica Chulavista”.